ESPAÑA: UNA MONARQUÍA PARLAMENTARIA

El Estado español es una monarquía parlamentaria.
Monarquía quiere decir que el Jefe del Estado es el Rey. Por eso decimos que España es un reino. 
Desde 1975 hasta 2014 el rey de España fue Juan Carlos I, de la dinastía de los Borbones.
En 2014 su hijo fue proclamado su sucesor con el título de Felipe VI

 

 

 
  


La monarquía española es parlamentaria, es decir, el poder reside en el pueblo que lo ejerce a través de sus representantes en el Parlamento (diputados y senadores). Por tanto, es el Parlamento y no el Rey quien dirige la política española. 
Las Cortes elaboran las leyes y proponen al Presidente del Gobierno. Las Cortes son elegidas por los votos de los ciudadanos y por eso nuestro sistema político es democrático 

Para organizar el Estado existe una serie de normas o leyes. Las más importantes se recogen en la Constitución, que fue aprobada en 1978.
La Constitución española indica nuestros derechos y deberes. También establece nuestra forma de gobierno, la monarquía parlamentaria, y la organización territorial de España en Comunidades Autónoma...
El rey está sometido a ella.

El Jefe de Estado es la persona que representa al país ante el resto del mundo. De esta forma, es quien participa, por sí mismo o mediante delegados, en reuniones internacionales, nombra y recibe delegaciones diplomáticas...


"El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado Español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes". (Título II Art. 56 Constitución de 1978)

Hay 3 posibilidades de sucesión:
  • Fallecimiento del rey
  • Abdicación (renuncia a la Corona)
  • Declaración de inhabilitación del rey por las Cortes
 



El Título II de la Constitución establece las funciones y competencias del Rey como Jefe del Estado:
  • Sancionar (aprobar) y promulgar leyes.
  • Convocar y disolver las Cortes y convocar elecciones en los términos previstos en la Constitución.
  • Convocar a referéndum en los casos previstos en la Constitución.
  • Proponer el candidato a presidente del gobierno y nombrarlo, así como poner fin a sus funciones.
  • Nombrar y separar los miembros del gobierno.
  • Expedir decretos acordados por ministros, conferir empleos civiles y militares y conceder honras y distinciones.
  • Ser informado de los asuntos de Estado
  • Tener el mando supremo de las Fuerzas Armadas.
  • Ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley, pero sin autorizar indultos generales.
  • Alto patronazgo de las reales academias.
  • Acredita los embajadores y otros representantes diplomáticos.
  • Manifiesta el consentimiento del Estado para relacionarse internacionalmente con otros países mediante tratados.
  • Le corresponde declarar la guerra y hacer la paz.
  • Sus actos serán refrendados (dados por válidos) por el presidente y por los ministros competentes.
  • Recibe una cantidad de los presupuestos del Estado para sostener a su familia y a los miembros y empleados de Casa Real.

 
 
 


  

 

 
 
  
  

 
El rey reina pero no gobierna. La responsabilidad de gobernar corresponde a aquellas fuerzas o agrupaciones políticas que merezcan la confianza del pueblo en las elecciones generales. 

La misión del Rey es representar a la Nación, convertirse en símbolo del Estado, signo de unidad y de permanencia. Por eso se le exige un comportamiento ejemplar y no puede manifestar sus opiniones políticas ni votar (a no ser que sea en referéndum) por ningún partido. 

Representa al país ante el resto del mundo y participa, por sí mismo o mediante delegados, en reuniones internacionales, nombra y recibe delegaciones diplomáticas...
Desempeña un poder moderador y arbitral que impide que determinadas situaciones políticas de gravedad se transformen en auténticas conmociones nacionales (como pasó el 23 F de 1981)

 


        
INFORMACIÓN SOBRE LA CORONA DE ESPAÑA