PINTURA DEL RENACIMIENTO

La pintura del Renacimiento estuvo determinada por la voluntad de reproducir la realidad de la manera más fiel posible.
A diferencia de la Edad Media, los pintores usan las leyes de la perspectiva (creando sensación de profundidad en un superficie plana). Primero con la perspectiva lineal, basada en leyes matemáticas y que usa fondos arquitectónicos para crear sensación de profundidad a partir de un punto de fuga central (desaparecen los fondos dorados góticos)
 

 

Más tarde Leonardo da Vinci introducirá la perspectiva aérea (que crea sensación de profundidad usando la luz y el espacio haciendo que los objetos más alejados se difuminen y los paisajes se vuelvan azulados por la capa de aire que se interpone entre ellos y el espectador) y el sfumato (contornos imprecisos y difuminados que producen lejanía).
Las técnicas más usadas son la pintura al temple y el fresco. A finales del siglo XV, la pintura al óleo se convirtió en la técnica predominante
Los temas, al igual que en la escultura, son tanto religiosos como mitológicos pero aparecen numerosos retratos e incluso paisajes.
  


Entre los pintores más desatacados y renovadores del Quattrocento destacan:
Masaccio (frescos de la capilla Brancacci), Fra Angélico (Anunciación), Piero della Francesca (Leyenda de la Vera Cruz), Andrea Mantegna (Cristo muerto) o Sandro Botticelli (El nacimiento de Venus, La Primavera).

  
Capilla Brancacci (Massacio)
El tributo de la moneda (Massacio)

 
Anunciación (Fra Angélico)
Leyenda de la Vera Cruz (Piero della Francesca)
  
El Nacimiento de Venus (Botticelli)


 
La Primavera (Botticelli)


En el Cinquecento destacarán 3 grandes nombres, los conocidos como "gigantes del Renacimiento":
  • Leonardo da Vinci, el prototipo de humanista (pintor, escultor, arquitecto, ingeniero, investigador), Usa el método científico y una observación minuciosa de la realidad. Crea la perspectiva aérea y usa la técnica del sfumato. Entre sus obras más conocidas destacan La Última Cena de Milán, la Virgen de las Rocas y la Gioconda.
  • Rafael Sanzio, el gran retratista que destaca por su dominio del dibujo y la armonía en sus composiciones. Destacan entre sus obras la Escuela de Atenas para las estancias vaticanas y numeroso retratos (Virgen del jilguero)
  • Miguel Ángel Buonarotti. Arquitecto, escultor y pintor. Sus frescos del techo y el Juicio Final de la Capilla Sixtina están dotados de realismo, fuerza y expresividad así como de volumen.
 
La Última Cena (Leonardo da Vinci)
  
Virgen de las Rocas (Leonardo da Vinci) 
 
Gioconda o Mona Lisa del Louvre (Leonardo da Vinci) 
 
Mona Lisa del Museo del Prado           Gioconda de Duchamp (1919)



  



 

Estancias Vaticanas (Rafael)

Virgen del Jilguero (Rafael)

  

 
Capilla Sixtina (Miguel Ángel)





Paralelamente, en Venecia, una escuela de pintores da más importancia al paisaje y al color. Destacan Giorgione (Venus dormida) y Tiziano (Rapto de Europa, Venus de Urbino)
Venus dormida (Giorgione)

Rapto de Europa (Tiziano)
Venus de Urbino (Tiziano)