ARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO

Los arquitectos del Renacimiento se inspiran en las construcciones clásicas y usan columnas y pilastras con los órdenes griegos (dórico, jónico y corintio) y romano (toscano y compuesto) además de arcos de medio punto, frontones, cornisas y cúpulas en sus edificios.

Las iglesias recuperan la planta de cruz griega o central aunque se sigue usando la de cruz latina.

Se aplican las reglas de la proporción y la armonía para conseguir la belleza en los edificios. Predominan las líneas rectas y simples y las formas geométricas.

Los arquitectos más destacados del Quattrocento son: Fillipo Brunelleschi (cúpula de Santa Mª de las Flores, Iglesia de San Lorenzo, Hospital de los Inocentes y Capilla Pazzi en Florencia) y Alberti (iglesia de Santa Mª Novella y Palacio Rucellai en Florencia)
En el Cinquecento destacan: Bramante (arquitecto que proyectó la nueva basílica de San Pedro del Vaticano en Roma y autor del templo circular de San Pietro in Montorio) y Miguel Ángel (Capilla Médici y cúpula de San Pedro del Vaticano).
 
San Pietro in Montorio
Proyecto de Bramante para San Pedro del Vaticano