LA EDAD MODERNA: LA REFORMA PROTESTANTE

A pesar de la importancia de la Iglesia en todos los ámbitos de la vida, hacia finales de la Edad Media existía un cierto malestar en muchas capas de la sociedad por la desviación de la moral y la religión que habían tomado muchos de sus miembros.
Entre las causas de esta actitud crítica a la Iglesia destacaban:
  • El lujo exagerado en el que vivían las altas jerarquías eclesiásticas. Obispos, arzobispos, cardenales y otras autoridades del clero llevaban una vida rodeada de lujos muy parecida a la de la nobleza (de la que procedían como segundones muchos de ellos).
  • La escasa cultura o formación pastoral de los sacerdotes (que apenas conocían las Escrituras) y la relajación de las costumbres del clero (eran comunes la barraganía y el concubinato ya que muchos no cumplían el voto de castidad).
  • La compraventa de cargos eclesiásticos no por vocación religiosa sino para obtener beneficios económicos, es decir, quedar libres de impuestos. 
  • La venta de bulas e indulgencias para obtener el perdón de los pecados. Mediante un documento sellado por el Papa, a cualquiera se le concedía el perdón de todos los pecados cometidos y la salvación de su alma. Con esta práctica la Iglesia obtenía enormes ingresos económicos para costear sus obras (el papa Leon X costeó así, a partir de 1515, la construcción de la nueva basílica de San Pedro del Vaticano)
  
  

  

 
 

Ante esta escandalosa situación, algunos humanistas como Erasmo de Rotterdam defendían una religiosidad más íntima basada en la lectura de la Biblia y una vuelta a los orígenes del cristianismo.

MARTÍN LUTERO Y LA REFORMA PROTESTANTE
Pero la ruptura se producirá con Martín Lutero, un monje agustino alemán que, en su viaje a Roma, pudo observar de primera mano la decadencia moral de la Iglesia, especialmente la venta de indulgencias o bulas y el lujo en que vivían obispos y el Papa.

En octubre de 1517 en las puertas de la iglesia de su ciudad, Wittenberg, Martín Lutero clavó públicamente sus 95 tesis contra la doctrina católica y la jerarquía eclesiástica. En ellas negaba el valor de las indulgencias y el poder de la Iglesia para darlas y proponía una nueva religión. Fue excomulgado por el Papa y acusado de hereje por el emperador Carlos V.
  
 
 

 

La reforma luterana o luteranismo se basaba en varios principios básicos:
  • La salvación sólo por la fe y no por las buenas obras que pueda hacer uno. 
  • El sacerdocio universalLos creyentes se relacionan directamente con Dios por la oración, sin intermediarios. Cualquier creyente podía ser sacerdote.
  • La única fuente de verdad son los textos sagrados. Cada persona puede interpretar la Biblia sin que tenga que aceptar la versión oficial de la Iglesia. 
  • Se prohibe el culto a la Virgen y los Santos (iconoclastia)
  • Los 7 sacramentos se reducen a 2: el Bautismo y la Eucaristía (Comunión)
  • Se niega la autoridad del Papa y la jerarquía eclesiástica.



95 TESIS DE LUTERO

Lutero fue apoyado por los príncipes y nobles alemanes, deseosos de hacerse con las propiedades de la Iglesia y de reforzar su autoridad frente al emperador Carlos V y el Papa. Desde ese momento, Lutero empezó a difundir sus ideas por toda Europa.
Los luteranos, a los que se les empezó a llamar protestantes (ellos se autodenominaban evangélicos o reformados), dejaron de pertenecer a la Iglesia católica.

   

La doctrina de Lutero o luteranismo se difundió rápidamente por toda Alemania, Suecia, Dinamarca, Noruega, Países Bajos, Inglaterra y Suiza. 

Así surgieron algunas variantes del protestantismo:
  • El calvinismo se propagó desde Suiza con Juan Calvino. Su creencia básica era la doctrina de la predestinación. Según esta creencia sólo algunas personas están predestinadas a la salvación, escogidos ya por Dios desde antes de nacer. Una vida piadosa y austera y dedicada a los negocios es signo de que uno está tocado por la gracia divina, es decir, que está predestinado a salvarse. De ahí que el calvinismo tuvo una importante repercusión económica que está en los origenes del capitalismo (muchos puritanos ingleses, perseguidos, emigraron a América del Norte y, con austeridad y trabajo, crearían una nueva nación). El calvinismo se difundirá por Francia (hugonotes), Países Bajos, Inglaterra (puritanos) y Escocia (presbiterianos).
  
 
 

    • El anglicanismo surgió en Inglaterra con Enrique VIII desairado porque el Papa no le concedía el divorcio de la reina Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, aliados de Roma. El rey rompió las relaciones con Roma y se casó con una dama de la corte, Ana Bolena (a  la que luego ejecutó para volverse a casar hasta 4 veces más).  El Acta de Supremacía (1534) da a Enrique VIII y sus sucesores el título de jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra. En consecuencia, se prohíbe el pago de tributos al Papa y los obispos serán elegidos por los cabildos de las catedrales según las instrucciones del rey.